Confunden bazar chino con la sede de ARCOMadrid

Aun así, los galeristas compraron más de la mitad del stock en tienda.

Escuin

Bazar2 1 de marzo de 2019 8:38

Un ninot de Felipe VI, el zombi de Fidel Castro, óleos ideados por fabricantes de pinta en terciopelo... la oferta de ARCOMadrid plantea cada año un reto de resistencia a la muerte por vergüenza ajena a los galeristas, que ya dudan si se encuentran en una feria de arte o en una tienda Games Workshop.

Así pues, no resulta sorprendente que el pasado miércoles un grupo de galeristas rusos entrase por error en el bazar chino “Manantial abundante”, justo delante de la feria de arte, y salieran encantados, cargados con bolsas y bolsas llenas de auténticas de obras de arte kitsch, rebosantes de desparpajo pop, ¡y a precios de ganga!

“Me encanta este nuevo formato de ARCO, todo es mucho más fácil de encontrar”, comenta uno de los visitantes al bazar, “¿Y ese olor a PVC almacenado? ¡GENIAL! ¡SUPER POP! Creo que me voy a llevar una docena de estas irónicas obras llamadas Comando Perruno y un par de platos de cerámica con el texto 'Madrhid' en fuente Papyrus, ¡SUBLIME!”.

Cuando se pregunta a los expositores, la respuesta es amable y empática con los galeristas confundidos: “En el fondo el arte moderno actual no deja de compartir el mismo espíritu que una figurita de Lladró falsa comprada en un bazar: es un puto un pongo, aunque para gente rica.”

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Jueves?