El Congreso contratará niños de 5 años para que enseñen modales a los diputados

Su señorías también deberán llevar bata hasta que superen el nivel de debate de un preescolar.

Escuin

22 de noviembre de 2018, 09:25
Patio_interior 22 de noviembre de 2018 8:23

Si hasta hace poco pensábamos que el ambiente parlamentario de los últimos tiempos se asemejaba más a un plató de Sálvame que al de una cámara legislativa del siglo XXI, la sesión de ayer con Rufián, Borrell, diputados del PP en pie, aplaudiendo como hooligans y lapos imaginarios, terminó por defenestrar el nivel del debate al de un patio de colegio de primaria.

La Mesa del Congreso ha decidido tomar medidas adaptadas al comportamiento de sus señorías: en caso que sigan las trifulcas se les dejará sin bocadillo ni patio.

Además, se modificará el tradicional traje y chaqueta por una bonita bata a cuadros para que así los diputados se sientan más cómodos, no sea que se manchen mientras realizan manualidades, duermen la siesta, juegan al Candy Crush, se meten farlopa en el baño o se empujan en los pasillos. Aunque la polémica está servida y, desde las bancadas conservadoras se pide la distinción por sexo con batas rosas y azules, en lugar de esa “bolivariana” (sic) bata azul para todos.

De todas formas, se prevé que las medidas no tengan excesivo efecto en el clima parlamentario y, pronto, en lugar de tener que censurar palabras como “golpistas” o “fascistas” del diario de sesiones, tendrán que borrar expresiones como “rebota, rebota y en tu culo explota” o “el que lo dice lo es, el mundo al revés”.