Encuentran a Juan Carlos I abandonado en una gasolinera

"No sé qué ha sucedido. Estábamos en el coche toda la familia cuando, harto de escuchar Vetusta Morla, cambié el dial de la radio"

Escuin

16 de agosto de 2018, 08:00
gasolinera_rey 3 de agosto de 2018 12:53

Con la llegada de agosto, las típicas imágenes veraniegas ocupan los principales medios del país: perros en monopatín, programas de refrito sacados de un baúl lleno de BetaMax en los sótanos de TVE, artículos sobre el rey sin venir a cuento y, como no, el ya tradicional abandono de ancianos y animales en las gasolineras de nuestras carreteras secundarias. Aunque, esta vez, este sano hobby patrio se ha convertido en noticia debido a lo ilustre del personaje abandonado: el emérito rey Juan Carlos I de Borbón.

“No sé qué ha sucedido. Estábamos en el coche toda la familia cuando, harto de escuchar esa mierda de Vetusta Morla, cambié el dial de la radio y mi nuera estalló”, confiesa el ex monarca español, “lo siguiente que recuerdo es un frenazo y salir disparado por la ventanilla junto a mis enseres personales de viaje: un cepillo de dientes, un pijama y 4 prostitutas de lujo”

Desde Casa Real aseguran que las tensiones aparecidas en los últimos meses por culpa de los deslices de Juan Carlos han terminado por forzar una “situación de separación definitiva” de su familia (a no ser que alguien lo recoja, o se reúna con Froilán cuando le abandonen en la misma estación de servicio).

De momento, Juan Carlos I vive a la sombra de la gasolinera Galp en la N-240 a la altura de Barbastro. “He llamado varias veces a Felipe y parece que esté fuera de cobertura, pero no me quejo. La gente me da agua fresca y me dejan dormir en el baño de caballeros si ayudo a prestar auxilio a los conductores cuando su coche les deja tirado, que en eso tengo años de experiencia”, confiesa el rey. “La verdad es que cualquier lugar es gloria bendita con tal que no aparezca por aquí la griega, sabes. ¿Qué, te lleno el depósito, querido lacayo?”