El Ministro de Exteriores tira de la técnica Falciani.

España cederá Mallorca a Alemania para que reconsidere la extradición de Puigdemont

Escuin

5 de abril de 2018, 19:42
Guiris 5 de abril de 2018 17:37

Tal y cómo titularía Mundo Deportivo en un día como hoy: “El tremendo zasca de Merkel a Rajoy” ha resonado de Logroño a Pernambuco. La puesta en libertad de Puigdemont, dejando de lado los delitos de rebelión, va a ser un hueso duro de roer para el sector más retrógrado y lleno de bilis del Partido Popular (es decir, todos los afiliados excepto un tipo La Rioja que se apuntó por los bocatas gratis en los mítines).

Con el fin de evitar un tremendo ridículo internacional, el Ministerio de Exteriores ha decidido tirar de la técnica Falciani, también conocida como Maniobra Don Vito: hacer una oferta que no se pueda rechazar. En este caso, la oferta incluye que todo el territorio Mallorquín pase a formar parte de la confederación germánica.

“Es un caramelo envenenado, pero realmente apetecible, ya que la isla siempre ha sido considerada por el votante alemán como territorio propio y zona de cría no planificada para nuestro pueblo”, asegura Merkel, “tendré que consultarlo con mi gabinete”.

Desde el Partido Popular esperan que la treta surja efecto “o ya nos vemos añadiendo la fábrica de San Miguel, los derechos de autor de Baccara y la patente de la sangría al trato. Lo que sea con tal que Puigdemont no quede en libertad”.