Las news

Por

Marc Oliva

Un español desbloquea la opción "omitir digestión" tras las comidas navideñas

La opción procesa milagrosamente la ingente cantidad de comida ingerida sin resaca ni empacho alguno

comparte este artículo

Las news

Por

Marc Oliva

Un español desbloquea la opción "omitir digestión" tras las comidas navideñas

La opción procesa milagrosamente la ingente cantidad de comida ingerida sin resaca ni empacho alguno

Por

Marc Oliva

omitir digestión

Después de comer ocho platos de sopa, doscientos gramos de legumbres, siete trozos de carne troceada, medio repollo, un cuarto de pavo relleno, tres sorbetes de mandarina, dos colas de rape en salsa verde, seis trozos de turrón, dos polvorones y un trozo de tarta de crocanti Juan Gulas notó que algo no iba bien.

“Empecé sintiendo unos sudores fríos, mareos y solté unos pedos que olían al aliento de un zombi que se ha comido las tripas de otro zombi que se ha comido un kilo de cabrales”, relataba Gulas.

“Segundos después perdí el mundo de vista. De golpe, vi una luz cegadora acompañada de dulces cánticos angelicales mientras abajo a la derecha aparecía un cartelito en el que ponía: omitir digestión. Fue pensar: ¡Sí, por favor! Y acto seguido, desperté renovado y lleno de energía y me puse a comer otra vez”, continuaba Gulas.

Después de este descubrimiento Juan Gulas quiere experimentar esta habilidad en otros campos: “Ahora me he picado y quiero ver si consigo desbloquear el cartelito: omitir trabajo o el de omitir hipoteca y ya lo peto de verdad”.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Jueves?