Felipe VI castiga a su padre a vivir en la caseta del perro de Marivent

El rey emérito podrá salir a pasear tres veces al día para hacer sus "reales necesidades"

Marc Oliva

30 de julio de 2018, 06:00
Casa Perral 30 de julio de 2018 2:05

Los analistas consideran que Felipe VI, castigando a su padre de esta forma, se ha tomado muy al pie de la letra la expresión: ”tratarlo como a un perro”. Durante el posado veraniego Felipe VI ha evitado contestar preguntas sobre el tema, únicamente ha declarado: “Me encantaría cantestar, perro no os eschucho”.

Los sectores republicanos han celebrado el trato dado al rey emérito y han declarado:”Ojalá algún día los Borbones no sean tratados como perros sino como dinosaurios y se extingan”.

Aún y vivir en la caseta del perro, Juan Carlos gozará de sus instalaciones sin limitación alguna. La caseta del perro cuenta con un jacuzzi, una pista de tenis y un helipuerto, entre otros. Al mismo tiempo, un equipo de sirvientes atenderá en todo momento al rey emérito para que no le falten huesos que roer.

Las infantas podrán pasar un rato por la tarde con su abuelo pero sólo podrán lanzarle pelotas y enseñarle a dar la patita.

Juan Carlos parece haberse habituado a su nuevo estilo de vida. “Ayer lo encontré en la parte trasera del jardín haciendo un agujero para enterrar billetes de 500€”, declaraba el jardinero del Palacio.

Felipe VI, por ahora, ha considerado el castigo a su padre una medida suficiente para que reflexione sobre su comportamiento. Si durante las vacaciones en Marivent no cambia su comportamiento se plantea usar un periódico enrollado para hacerle entrar en razón.