Felipe VI lleva desde ayer llorando en la ducha tras haber cogido el metro

El monarca visita el metro de Madrid y sufre un severo trauma psicológico

Modgi

18 de octubre de 2018, 16:02
Felipe VI en metro 17 de octubre de 2018 14:11

Ayer por la tarde Felipe VI tomó el metro de Madrid para conmemorar el 99º aniversario de su inauguración. Sin embargo, lo que debía suponer un baño de masas ha provocado severos traumas en la psique del monarca, que lleva ya veinticuatro horas enjabonándose bajo el teléfono de la ducha entre lágrimas.

Felipe VI ha tenido que coger la baja por ansiedad, así que no podrá trabajar. Es decir, hará vida normal.

La visita del Rey al transporte público dio comienzo en tono distendido. Sin embargo, fue entrar en el convoy, ver cómo se cerraban las puertas y observar los rostros de desesperación de los viajeros y comenzar a temblar. Pronto las historias que los pasajeros se contaban entre ellos despertaron un hondo terror en su interior. Palabras horripilantes como "trabajo", "madrugar" o "votar-para-elegir-a-nuestros-representates-democráticamente" llegaron a oídos del monarca, causándole náuseas y vómitos. Preso del pánico, Don Felipe comenzó a sentir picores y a rascarse por todo el cuerpo, justo antes de dirigirse así a su mayordomo:

- Esto está lleno de gérmenes. ¡Gérmenes! Algunos de ellos son gigantes. ¡Mira ese germen de metro sesenta con abrigo barato!

- Err... Eso es un súbdito, Majestad. Es lo que llamamos una "persona normal"- respondió el mayodormo.

- ¡Qué asco! ¡Está muy cerca! ¡Sáqueme de aquí antes de que me convierta en uno de ellos!

Al cierre de esta edición, Felipe VI continúa bajo la ducha. Mientras se frota con desasosiego exclama "¡caca-caca-caca!".