Holograma de Puigdemont aparece en el comedor de una señora de Badajoz

El líder de JxCat pretendía proyectarse en Girona pero el sistema falló

21 de diciembre de 2017, 06:05

Iniciado ya el periodo de votación de las elecciones al Parlament de Cataluña, los candidatos de las catalanas apuran sus últimos recursos para motivar al electorado. La anécdota de la jornada la ha protagonizado Carles Puigdemont.

El líder de Junts per Cataluña ha estado testando la tecnología holográfica para poder personarse en la Plaça de la Catedral de su Girona natal evitando ser detenido, esto es, sin moverse de Bruselas. Sin embargo, un fallo en el calibrado de su R2D2 ha provocado que Puigdemont haya aparecido en el comedor de Concha Torrehermosa, una señora de Higuera del Real, Badajoz.

"No entiendo ni una palabra de lo que dice. El Cocomocho este me está dando la mañana", dice la señora Concha.

Puigdemont tenía preparado un discurso carismático destinado a motivar a las bases del indepentismo, que arrasaría en las elecciones. Era un discurso inmejorable, certero. Indignado pero también ilusionante. El discurso que llevaba meses reescribiendo y que cambiaría para siempre el destino de Cataluña. Así que, a pesar del error, se lo ha soltado enterito a la señora Concha Herminia.

"De verdad que no puedo más con la matraca. A ver si se separan de España y me dejan tranquila", ha afirmado Concha, que asegura que, si pudiera, votaría a la CUP.

Tras tres horas y media charla ininterrumpida de Puigdemont, la señora Concha ha podido respirar tranquila: "¡España ens roba!", ha gritado desde su sofá mientras veía la ruleta de la suerte.

Independencia cataluña puigdemont