Iceta, forzado a dar clases de Zumba tras perder su empleo en el Senado

"Por suerte todavía no me he visto tan necesitado como para dar clases de Lindy Hop", confiesa el diputado del PSC.

Escuin

IcetaInterior 16 de mayo de 2019 7:36

La política moderna siempre deja a su paso un reguero de cadáveres que, sin puesto ni asiento en una cámara de representación o multinacional de la energía, se ven abocados al duro páramo del trabajo asalariado.

La última víctima del ‘procés’ ha sido el líder del Partido Socialista en Catalunya, Miquel Iceta, quien, tras ver truncada su carrera hacia la jubilación dorada que supone el Senado, ha tenido que tirar de su amplia y reconocida experiencia en el terreno de la danza para hacer sus pinitos.

“Al menos he encontrado esto para ir tirando”, relata Iceta, “luego tengo tres horas más en un gimnasio del centro dando Zumba y Ballet Fit, y así me llega para pagar el alquiler. Todo menos dar clases de swing. He visto gente desesperada tras años en política, pero nada comparado a la gente que se pasa al Lindy Hop tras agotar Tinder.”

El resto de fuerzas políticas se ha mostrado indignada con los independentistas, especialmente con ERC, tras traspasar una línea roja tan sagrada como el hecho de forzar a un compañero a trabajar. “¡Es intolerable, una ruptura completa de cualquier fair play político!”, asegura un diputado anónimo. “Como mínimo espero que las clases no sean antes de las 12. ¡Encima serán capaces de hacerle madrugar, al pobre!

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Jueves?