Jubilados con mono de Pasapalabra se atrincheran en la sede de Telecinco

Escuin

Pasapalabra 3 de octubre de 2019 7:21

Dos días, 48 horas han sido suficientes para que el mono de la droga televisiva más potente, el rosco de Pasapalabra, haya hecho mella entre los adictos más fieles al programa: los jubilados. Esta misma madrugada (“porque yo ya no dormimos apenas y nos pasamos la noche dando vueltas en la cama, hijo”, según confiesan la mayoría de asaltantes) los estudios de Telecinco se han visto desbordados tras el ataque de una turba armada con bastones rompecráneos, andadores pisadedos y dentaduras postizas afiladas concienzudamente.

“Somos una generación que ha sobrevivido a una guerra, una dictadura y a vuestras caras de odio cuando colapsamos la sala de espera en la Seguridad Social, estáis jodidos, millennials”, declaraba el líder de las autodenominadas Guerrillas Rosco. “Algunos hemos combatido en trincheras distintas toda la vida, pero este ultraje nos ha unido. ¡Y estamos muy cabreados!”

Los asaltantes han exigido el retorno de Pasapalabra a la parrilla o amenazan con permanecer sine die en los estudios Mediaset, infiltrándose entre el público para acabar con las existencias de bocadillos de mortadela, generando colas interminables en los baños para desquiciar a los colaboradores de Sálvame en ‘plena urgencia’ e irrumpiendo en los telediarios de Piqueras armados con un rosco y gritando “¡Gálvez vive, la lucha sigue!”

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Jueves?