La Justicia acerca a los presos políticos del PP a una cárcel suiza

Se accede así a la reivindicación histórica del colectivo "PP Presoak"

Modgi

4 de julio de 2018, 10:51
Presos políticos corruptos 4 de julio de 2018 9:14

Los políticos catalanes que fueron encarcelados sin juicio por declarar la independencia han sido trasladados a una cárcel catalana, más cerca de sus familias. O como lo llama la Justicia española: gozar del privilegio de ser encarcelados en catalán.

El siguiente acercamiento de presos ha sido el de los convictos del PP, que han sido trasladados a una cárcel de Suiza. Allí estarán lejos de sus familias pero cerca de sus seres queridos: los impuestos y comisiones no declarados que guardan en un banco suizo.

"Tenerlos en Madrid era una injusticia. Los echábamos de menos", ha asegurado un banquero suizo.

Pisar suelo suizo ha tenido un efecto revitalizante en los presos del PP. El primero en poner un pie en tierra ha sido Luis Bárcenas, que tras besar el asfalto, ha tomado aire y ha exclamado "¡Ahh, me encanta el olor a evasión fiscal por la mañana!"

A pesar de trasladar en su interior a algunos de los evasores fiscales más peligrosos del continente, el viaje en el autobús de la Guardia Civil hasta Suiza ha transcurrido sin incidentes. Sin embargo, tras aparcar el vehículo, los agentes de la Guardia Civil han detectado un bulto sospechoso en la parte inferior del vehículo. Su primera reacción ha sido apartarse al creer que se trataba de una bomba lapa instalada por "los terroristas vascos catalanes de Venezuela entrenados en Irán por Podemos".

Tras inspeccionar el bulto detenidamente han descubierto que se trataba de un migrante ilegal. Era Iñaki Urdangarin, que se había agarrado a la parte de debajo del autobús para comenzar una nueva vida (otra vez) en su amada Suiza.