La ONU envía a los Cascos Azules para poner paz entre Sáenz de Santamaría y Cospedal

Un destacamento de 1.000 efectivos supervisará el cumplimiento del alto al fuego entre ambas

Marc Oliva

7 de mayo de 2018, 06:00
Cascos Azules 6 de mayo de 2018 23:31

La rivalidad por ocupar el poder, su carácter fuerte y los enfrentamientos entre ambas políticas ha puesto en alerta roja a la ONU, que ha decidido apaciguar el conflicto con la presencia de las fuerzas de paz. En una primera intervención los Cascos Azules han desarmado e inmovilizado a las combatientes.

Los Cascos Azules han incautado a Cospedal y Sáenz de Santamaría bombas fétidas, dagas envenenadas para apuñalarse y sobres con Ántrax.

El origen del conflicto se remonta a 2008, la primera vez que coincidieron. Según los registros, el encuentro generó una explosión electromagnética de egos que inutilizó varios satélites de la NASA.

La escalada de tensión entre ambas dirigentes con lanzamientos de cuchillos y fuego cruzado de acusaciones ha forzado a la ONU a intervenir.

La ONU estima que la presencia de los Cascos Azules puede prolongarse durante todo un año. La duración de la intervención dependerá de la voluntad de Santamaría y Cospedal de deponer las armas y firmar un armisticio. La presencia de los Cascos Azules ya ha dado sus primeros frutos. Al parecer, hoy mismo ambas se han dado las “buenas tardes”.

Como medida preventiva los Cascos azules han creado un perímetro de seguridad de 1 km alrededor de ellas para proteger a la población civil.