Los caseros aceptan riñones humanos como forma de pago del alquiler

Los inquilinos podrán hacer frente a la subida del alquiler ofreciendo sus órganos vitales

Modgi

17 de julio de 2018, 14:30
Los caseros aceptan riñones humanos como forma de pago del alquiler 17 de julio de 2018 12:30

El precio del alquiler en España alcanza cifras de récord y no va camino de detenerse. Para hacer frente a los impagos, los caseros, siempre solidarios y comprensivos con el inquilino, han empezado a aceptar órganos humanos como forma de pago del alquiler.

"Nos ha venido muy bien porque nos habían subido el alquiler 400€ de golpe y ahora con el riñón pues ya me he quitado una mensualidad de encima. Pero hay que pensar en el futuro: el mes que viene, otro riñón. ¿Se puede vivir perfectamente sin riñones, verdad?", pregunta Álvaro, un joven que vive de alquiler en Madrid, antes de desmayarse.

La medida se aplica con el objetivo de detener la burbuja del alquiler, que está expulsando a los residentes de las ciudades españoles en virtud de los apartamentos turísticos y los fondos de inversión. Sin embargo, el efecto producido está siendo el contrario al deseado, y es que los caseros están empezando a incluir los órganos humanos en los nuevos contratos de alquiler.

"Pues como ahora se puede pagar con órganos, a los chavales les he subido el alquiler a 900€ y un hígado al mes. ¡No me miréis así! Podría poner un Airbnb y me saldría más a cuenta. ¡Lo hago por ellos!", afirma un arrendador de Barcelona.

Los partidos de izquierdas han criticado una medida que, según su parecer, legaliza el tráfico de órganos. Por este motivo, discutirán durante muchos días para decidir quién está más en contra de ella y realizarán un manifiesto simbólico que no afectará en absoluto a las leyes del mercado.

Por su parte, Albert Rivera ha asegurado que el fin de la burbuja del alquiler se ha conseguido gracias a las presiones de Ciudadanos y, por tanto, se ha declarado totalmente a favor del pago con órganos. Es más, solicita que también se acepte el pago con niños. De hecho, Rivera pide que los niños sean considerados una moneda en sí misma y que su valor cotice en bolsa. Ahora mismo, el niño al cambio se situaría en los 1.500 dólares, marcando una subida que satisface a los mercados.