Los Juegos del Mediterráneo aceptan el 'balconing' como disciplina olímpica

Tirarse desde el balcón de la habitación de un hotel de Salou se convierte en la estrella de los Juegos

Guille & Modgi

27 de junio de 2018, 15:00
Juegos del Mediterraneo de Tarragona aceptan el balconing 27 de junio de 2018 13:00

Pistas de baloncesto rotas, falta de personal, árbitros a los que no les pagan las tasas y un coche oficial de los Juegos atropellando a un niño irlandés. Los problemas se amontonan en los Juegos del Mediterráneo de Tarragona. Para contrarrestar la baja asistencia de público, la organización ha resuelto incluir una nueva disciplina que llame la atención de los espectadores: el balconing.

"Hemos incluído el balconing porque es muy espectacular y además es la única disciplina que se practica borracho. Bueno, excepto todas las otras, si eres inglés", afirma uno de los organizadores.

Arrojarse a la piscina desde el balcón de una habitación de hotel cutre de Salou se ha convertido en la estrella de los Juegos. Aprovechando que estos Juegos del Mediterráneo se están celebrando en hoteles cochambrosos, cámpings y descampados que hace años que solo pisan los yonkis, la organización también ha previsto incluir en el medallero otras disciplinas tales como el minigolf, el karaoke o las peleas de divorciados borrachos a las tres de la madrugada.

"Somos unos pioneros. Si esto sale bien, la próxima disciplina que aceptaremos será el mamading", confiesa uno de los supervisores.

Si bien la polémica está servida, lo cierto es que el balconing podría estar salvando los Juegos del Mediterráneo, pues está atrayendo a mucho más público. La parte negativa es la reducción drástica del número de atletas, que también se están viendo atraídos, pero hacia el suelo.