La manifestación de la ultraderecha deja Madrid sepultada bajo caspa

Los servicios de limpieza dan manguerazos de Vidal Sassoon

Ponsí

manifestacion colon 10 de febrero de 2019 18:57

Esta mañana Madrid se levantaba aún colapsada a causa de la manifestación organizada ayer por la ultraderecha, y es que se cuentan por centenares las calles que han quedado sepultadas bajo toneladas de caspa producto de tanta ranciedad.

Ayer, a primera hora, fueron muchos los buses que se dirigieron a Madrid para asistir a la manifestación encabezada por VOX, PP y Ciudadanos, entre otros fascistas. Sin embargo, no todos los autobuses llegaron, ya que muchos de ellos se perdieron al negarse a girar a la izquierda cuando el GPS se lo indicaba.

La caspa empezó a cuajar cuando los manifestantes, la gran mayoría ancianos y jubilados, se congregaron pidiendo elecciones ya en la plaza Colón. María Antonia, de 93 años, nos cuenta: “Exigimos que se convoquen ya mismo porque, a nuestra edad, no llegamos a la próxima convocatoria".

Los asistentes entonaron lemas y cánticos variados a favor de la unidad de España. Ignacio Jilguero, de 82 años, nos explica: “Acabamos de llegar de Huelva y venimos a demostrar que España es lo más grande, que España es lo más importante. Lástima que no nos podamos quedar, que tenemos mesa reservada para comer.”

Una vez finalizada la concentración, las calles madrileñas ya lucían blancas como la camiseta del equipo de la ciudad. Manuela Carmena ha asegurado que los servicios de mantenimiento se encuentran despejando la caspa de las calles: “Sin embargo, la mayor dificultad será ventilar la ciudad de la peste a rancio.”

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Jueves?