Margallo se convierte en presidente del PP tras convertir a sus adversarios en galletas

"¡Boo boo boo!" ha declarado ante la prensa

Joan Ferrús

6 de julio de 2018, 12:06
margallo boo 6 de julio de 2018 10:05

Nadie esperaba que tras ese rollizo y aparentemente inofensivo ser apodado Margallo se escondiera un político cuyo poder supera todo lo visto hasta ahora. Sin apenas mover un músculo, convirtió en galletas a Eloi Cabanes y José María Hernández, los dos candidatos más débiles en el Torneo por la Presidencia del PP.

"¡Boo boo boo!" exclamó contento mientras los devoraba a ambos.

"Mira, si gana, como mínimo tendremos a alguien que dice cosas más inteligibles que Rajoy" aseguró el comentarista del combate.

La participante más poderosa del torneo, Dolores de Cospedal, fue la siguiente en probar suerte contra Margallo. La ex ministra de Defensa le lanzó su famoso ataque "Onda Destructiva en Diferido", pero tras esperar más de dos horas su llegada, Margallo la noqueó de un puñetazo.

Desesperados, Pablo Casado y Soraya Sáez de Santamaría, instruidos por el Gran Maestro Aznar, intentaron la técnica de la fusión. Si lograban coordinar sus movimientos podrían sumar sus fuerzas en su solo ser capaz de destruir por completo a Margallo.

Sin embargo, a causa de su notable diferencia de altura, no acertaron a tocarse con los dedos, cayendo en el proceso en el suelo y abriéndose sendas cabezas.

Así fue como Margallo fue coronado campeón del Torneo por la Presidencia del PP. Pero su poder es tan grande que todo el país podría estar en peligro. Así que el político más importante del país, el vigente campeón del Torneo por la Presidencia de España, el muy popular y querido Mr. Sánchez, se dirigió en solitario a acabar con él.

A fecha de hoy aún se desconoce su paradero, pero algunas fuentes apuntan que Mr. Sánchez, incapaz de derrotar a Margallo, se habría hecho amigo suyo para salvar su pellejo. Por lo que parece, Mr. Sánchez se dedica a cocinarle y prepararle comida mientras juegan con un perrito faldero, muy simpático y con un collar naranja, que responde al nombre de Albert.