May acepta ceder Gibraltar a cambio de Magaluf

Escuin

23 de noviembre de 2018, 08:00
Gibraltar 22 de noviembre de 2018 21:49

Las negociaciones sobre el Brexit han topado con un escollo final, una barrera natural en forma de pedrusco hasta arriba de buzones de empresas fantasma, veleros y paquetes de tabaco. Esta pugna entre España e Inglaterra por Gibraltar ha entorpecido la aceptación del tratado hasta últimas horas de la madrugada pasada, cuando finalmente se ha llegado a un acuerdo:

Según el pacto firmado entre ambos países, España recuperará el histórico peñón, para alegría de pollaviejas de derechas y amantes de los monos con mala leche, pero deberá ceder otra parte de su territorio crucial para la economía inglesa: Magaluf.

“La zona de Punta Ballena es un bien estratégico para el pueblo inglés. Un foco histórico de interés cultural (aunque pocos recuerdan qué pasó allí) y vital para nuestra capacidad reproductiva como nación. Una pérdida de tal envergadura supondría un descalabro para la natalidad, el presupuesto de las destilerías y los traficantes de hígados en el Reino Unido”, asegura la premier británica.

Por parte del ejecutivo español, el acuerdo también ha sido recibido con los brazos abiertos: “Es una win-win situation. Nos quitamos a miles de borrachos de encima, y vemos como los fachas de siempre sacan espuma por la boca tras ver a un socialista recuperando el peñón”.