Acusados y testigos se niegan a declarar a VOX.

Ortega Smith se lleva un 'muppet' al juicio para tener alguien a quien interrogar

Escuin

Smith 28 de febrero de 2019 8:42

Primero fueron los acusados negándose a declarar; otro día, llegaron tarde y les cerraron la puerta en los morros y, ayer, algunos testigos prefirieron pagar una multa de 2.500 euros antes que hablar con VOX. Si el juicio al Procés fuese Tinder, VOX sería un continuo swipe left.

A fin de evitar otro ridículo similar, Ortega Smith, uno de los abogados de la acusación popular de VOX, ha decidido llevarse un títere al juicio, asegurándose poder entrevistar a un testigo que no reniegue de la extrema derecha.

– ¿Nombre y ocupación?

– Calcetinín McGuffin, calcetín de día. Juguete sexual, al que nadie le pregunta si tiene sentimientos, de noche.

– Calcetinín, aquí no… por favor. Ya hablaremos en casa. ¿Recuerda lo sucedido en los hechos del 20 de Septiembre y 1 de Octubre?

– Uy, sí. Violencia, muchísima violencia. ¡Sangre! ¡Víceras! ¡Banderas sin el águila imperial!

– Nada más que añadir, señoría.

– ¿Señoría? Esto es un bar de tapas frente al Supremo, ha vuelto a llegar tarde y se ha quedado fuera. Por favor, váyase a casa, señor engominado que no deja propina, está asustando a los clientes con ese calcetín con ojos.

– ¡Nadie respeta a los españoles de corazón!

El resto de letrados y fiscales del juicio niegan que se esté haciendo el vacío a los abogados de VOX, aunque sí piden colocar una pared de ladrillo y un micro cuando salga Ortega Smith al estrado: “Al menos, si crees que estás en el Club de la Comedia todo parecerá un poco menos ridículo y rancio. ¡Y eso que el Club de la Comedia ya es como para pillar cáncer de caspa!”

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Jueves?