Políticos ceden a todas las exigencias feministas tras intentar calentar un tupper ellos solos

Escuin

8 de marzo de 2018, 07:00
incendio 8 de marzo de 2018 10:07

El boom informativo causado es el primer signo de que la huelga feminista está siendo todo un éxito; y las movilizaciones y paros previstos durante el día de hoy añadirán todavía más peso específico al movimiento feminista que, desde hace unas pocas horas, ya ha conseguido su primera gran victoria frente al Gobierno del PP.

“Soraya, está pasando algo raro. Los duendes mágicos que ponían el desayuno cada mañana en la mesa han desaparecido y he tenido que añadir a la leche unos polvos que he encontrado bajo la fregadera para hacer colacao...pero está fría, grumosa y sabe a pino. ¡Qué está pasando!”, rezaba el mensaje desesperado del Presidente Rajoy en el buzón de voz de la vicepresidenta.

Pasadas las primeras reacciones, y sin desayunar, los ministros se han ido percatando de la magnitud de la tragedia: trajes sin planchar, asesoras técnicas que no entregan informes que poder mansplainear a gusto, secretarias imposibles de acosar… Aunque el colmo ha llegado a la hora del almuerzo, cuando nuestros políticos han tenido que lidiar con un elemento nuevo en sus vidas (a parte de pagar a Hacienda sin hacer trampas): la cocina.

Según los técnicos del SAMUR que han atendido las quemaduras de segundo grado de los que intentaban calentar su tupper en el microondas: “jamás había visto mayor inutilidad en un primate. Uno de los atendidos más graves estaba metiendo los cubiertos metálicos dentro mientras aseguraba que “esos rayos azules seguro que calientan la comida más rápido. ¡No tenéis ni puta idea!”.