Rajoy promete un 2018 con mejores tramas de corrupción y más asesinatos misteriosos

El Presidente del Gobierno presenta la nueva temporada con un vestido de encaje y transparentando pezones

Marc Oliva

1 de enero de 2018, 06:00
Rajoy muecas 31 de diciembre de 2017 12:01

Ante una gran expectación, Mariano Rajoy apareció entre una columna de humo vestido con un traje de noche negro con brillantitos para presentar los proyectos políticos del Gobierno para el 2018. La entrada fue a ritmo de “Mi gran noche” de Raphael, el Presidente no se arrugó y se marcó unas gráciles piruetas de presentación.

Para el ejercicio del 2018 Rajoy ha prometido mejores tramas de corrupción. “Tenemos a nuestros malversadores trabajando en tramas de corrupción más sofisticadas e interesantes. Queremos españolizar el nombre de las tramas, así que pasaremos de la Gürtel a la Chorizo de Cantimpalo”, declaraba Rajoy.

Durante el 2018 se seguirá manteniendo el misterio y secretismo alrededor de la identidad de ese tal M.Rajoy. “No diré nada, porque no quiero espoilear a nadie”, declaraba el Presidente.

Otra de las de las tramas que se mantendrán durante el año próximo es la de las muertes enigmáticas. “La muerte, en extrañas circunstancias, de imputados en tramas corruptas siempre tiene mucho filón. Hemos fichado a los guionistas de “Se ha escrito un crimen” y un médium ha contactado con Agatha Christie para que nos ayuden a preparar la temporada”, declaraba el Presidente.

“Otra de las cosas que se mantendrá durante el 2018 es que los catalanes seguirán haciendo cosas”, declaraba Rajoy.

Los asesores del Presidente seguirán trabajando para dar nuevos giros cómicos a sus discursos. “Tenemos preparados más chascarrillos e incongruencias tan típicas de la picaresca española. La nueva temporada de discursos tendrá más influencia de Chiquito de la Calzada y Ozores”, declaraba el Presidente.

El Presidente terminó con un discurso marca de la casa, que seguro dará que hablar: “Para los españoles muy españoles y mucho vecinos que eligen alcaldes orgullo el suyo de Nochevieja y olé. ¡Feliz 1978!”