El rey vuelve al trabajo como cualquier otro español

"Es muy duro cambiar la tumbona por el sofá" ha declarado

Ponsí

3 de septiembre de 2018, 06:00
felipe vi trabajo 3 de septiembre de 2018 8:25

Con la llegada de septiembre, vuelve el regreso al trabajo. Miles de españoles ven como se va el período vacacional y deben enfrentarse otra vez a sus puestos de trabajo en talleres, oficinas, tiendas, etc. Pero aunque muchos no lo crean, el rey es uno más, y también ha tenido que decir adiós a sus merecidas vacaciones y ha tenido que regresar a su sofá habitual a trabajar.

Según fuentes reales, la mañana no ha empezado del todo bien. Felipe se negaba a ir a trabajar. Varios miembros del servicio le han oído gritar consignas a favor de la república para así ahorrarse de tener que ir al tajo.

Una vez levantado, su majestad ha desayunado caviar y leche de unicornio en la cama, como hacen todos los españoles. El eructador real (el miembro del servicio que se encarga de dar unas palmaditas en la espalda para que su majestad eructe) ha declarado haberlo visto triste: “No lo veía tan deprimido por ir a un sitio. Parecía que tuviera otro viaje a Cataluña.”

La parte más problemática es el transporte. Felipe en persona nos lo comenta: “Es una lata tener que coger el carruaje tirado por lacayos en hora punta. Ojalá hubiera transporte público del dormitorio al despacho real.”

Una vez en el despacho, el rey se ha saludado con sus compañeros de trabajo y han estado comentando las vacaciones: “Bueno, realmente no son personas. Son el sofá y una bolsa de ganchitos. Pero les pongo voces para matar el tiempo. Es un trabajo muy duro.”

Hacia media mañana el rey ha hecho su primera siesta de las cinco habituales. Después se ha estado rascando los huevos y oliéndose la mano después. Hacia las 11h de la mañana se le ha terminado la bolsa de ganchitos, así que ha dado por finalizada su jornada laboral: “Mañana pediré que me compren Doritos, que son mas duros, y así, si me queda uno entre los dientes, me pido la baja laboral.”