Satanás monta varias sucursales del infierno en los andenes del metro

"Las temperaturas de los andenes son más altas que las del mismísimo infierno", declaraba Satanás

Marc Oliva

28 de julio de 2018, 09:00
Metro Infierno 27 de julio de 2018 11:10

El Príncipe de las Tinieblas, Belcebú o, como se le llama en España, Albert Rivera ha abierto varias sucursales en los andenes del metro de todo el país. Durante el periodo estival las torturas y las penitencias de los pecadores se ejecutarán en los andenes del metro.

“Nos queda más cerca del infierno subir a los andenes, además podemos llegar en transporte público y no tenemos que ir montados en las espaldas de los pecadores”, declaraba un esbirro satánico.

El Diablo ha llegado a un acuerdo con las principales compañías de transporte metropolitano del país para alquilar las instalaciones durante el verano por un módico precio: reducir las penitencias de los altos directivos cuando lleguen al infierno. Los directivos gozarán de privilegios como: seguir torturando a trabajadores precarios y podrán tomar el té con Hitler una vez por semana.

“En esta época del año el infierno es más frío que el exterior. Las calderas de Pedro Botero parecen un jacuzzi comparado con el andén del metro”, declaraba el Maligno.

La colocación estratégica de las sucursales infernales en los andenes busca publicitar la existencia del infierno entre los más jóvenes. “Los actos vandálicos y robarle el asiento a personas mayores o embarazadas tendrá una compensación especial. Se entregarán cheques regalo para aquellos pecadores con mayor actividad, los podrán canjear una vez lleguen al infierno. Los cheques regalo no son acumulables con otras ofertas y promociones como el asesinato o los robos con violencia”, declaraba Belcebú.