Trump aprovecha el vórtex polar para construir un muro de hielo

"El problema será moverlo hasta México sin que se funda. De momento sólo separa a vecinos de Chicago", confiesa el presidente.

Escuin

Murohielo 31 de enero de 2019 21:19

Un nuevo hito en la historia de la meteorología. Como si frío siberiano o ciclogénesis explosiva no sonasen suficientemente fuertes para bautizar una peli de Stallone, esta semana ha llegado a Estados Unidos el vórtex polar. Una bajada abrupta de las temperaturas que ha provocado que los vecinos de Chicago meen burmar flash sabor limón salado. Y también, como en una peli de Stallone, el matón con poco cerebro de turno ha aprovechado la ocasión para llevar a cabo su plan maléfico.

Desde hace varios días, Trump, ayudándose de las bajas temperaturas, ha comenzado la construcción de su famoso muro fronterizo, pero esta vez de hielo, al más puro estilo Juego de Tronos.

“Sólo nos faltan tipos rudos y hasta arriba de mala leche tras años sin follar que lo vigilen, pero no creo que sea difícil encontrar hombres así entre nuestros votantes”, bromea Trump, encantado con el frío polar que le permite mantener su flequillo rígido ahorrándose una pasta en laca. “Otra cosa será desplazar el muro hasta México y que no se funda. Supongo que con unos 2.000 aparatos de aire acondicionado bastará.”

Aun así, no todo van a ser quejas sobre sabañones, cafés de McDonald’s servidos sólo a 89ºC y cañerías congeladas; siempre habrá alguien que ponga al mal tiempo buena cara. Según aseguran testigos oculares, se ha podido ver estos días a Vladimir Putin paseando en manga corta y bermudas por las calles de Milwaukee riéndose a carcajadas de “estos blandengues americanos”.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Jueves?