La Universidad Rey Juan Carlos habría regalado miles de másteres en "ofenderse" durante los últimos años

La universidad habría licenciado a una legión de ofendidos con conocimientos suficientes para coartar la libertad de expresión en todo el país.

Marc Oliva

29 de agosto de 2018, 06:00
La Universidad Rey Juan Carlos habría regalado miles de másteres en “ofenderse” durante los últimos años 29 de agosto de 2018 3:47

La sociedad antropológica española realizó un estudio para averiguar a qué se debe el incremento de personas ofendidas en España. “Un eructo, el llanto de un bebé o un estornudo pueden llegar a provocar escaladas de violencia sin precedentes”, declaraba el director de la sociedad.

“Uno ya no puede ni cruzar la calle sin alguien que le increpe por utilizar o no utilizar el paso de cebra, o por pisar las rayas blancas o por no pisar las rayas negras. Al final sólo nos quedará estar quietos sin respirar, esperar a la muerte, morir y confiar en que nuestro cadáver no ofenda a nadie”, declaraba el director.

Ante tanta hostilidad y tensión la sociedad antropológica realizó un estudio para encontrar el origen de tanto malestar e intransigencia. En una primera aproximación, los antropólogos creyeron que la capacidad de ofenderse sería un reflejo de una sociedad crispada, oprimida e injusta. Pero nada más alejado de la realidad. La Universidad Rey Juan Carlos había regalado másteres para frenar el debate público.

Al parecer los másteres regalados tenían una doble intención: publicitar lo fácil que es licenciarse en la universidad y crear un ejército de ofendidos para evitar que los sectores progresistas expongan ideas incómodas para reflexionar sobre la sociedad española.

Entre las especialidades que se regalaron hay másteres en ofenderse porque alguien critique a tu partido político, porque alguien quiera desenterrar a un dictador o porque alguien ponga piña en la pizza.